domingo, 7 de septiembre de 2008

Realidades que son ficciones mediocres.






Cuando uno se pregunta muchas veces si lo que ve en la pantalla grande es una exageración de los rasgos de ciertas personas, muchas veces en la realidad comprueba que no siempre se exagera.

Tuve un amigo de la infancia, "Buchi" le decíamos en el barrio, hasta los doce años fuimos enemigos acérrimos, y tengo que confesar que me tenia de hijo, me golpeaba, una vez me tiro una piedra y me dio en la cara (acción vengada por mi hermano mayor) , todo eso hasta que crecí y amenaza de mi viejo mediante, (si te pega de nuevo, el que te cague a palos voy a ser yo, me dijo) terminé cagandolo a palos de manera contundente.
Desde ese episodio, fuimos amigos y formamos parte del mismo grupo de vandalos .
Con el correr del tiempo, la falta de cuidado de su madre y el maltrato de su padre (llegué a verlo revolearle un martillo a la espalda) Buchi se fue poniendo mas picantón que el resto de nosotros, pasando de la travesura vandálica a la delincuencia dicha y hecha.
Nunca vi un tipo con tantos huevos para pelear, se llegó a parar contra tres y no puedo decir que tuviera una contextura privilegiada, pero según cuentan testigos les venia dando parejo hasta que uno lo tiró al suelo y los otros aprovecharon para patearlo, de ese trance salio con la pierna rota.
A los 18, lo metieron preso por tener en su poder 3 autos gemelos y documentación robada, a los 21 le dieron la fija que en una casa en San Martin había plata guardada, y allá fue, en una acción
detestable y salvaje, a exponer su vida y la de sus victimas. Pero nunca lo pensó, nunca pensó en nada . Lo de San Martin salió mal y cuando se estaba por subir al auto para huir le tiró al patrullero que se acercaba, lo persiguieron y lo cercaron en una cuadra alejada, cuando se rindió salieron los vecinos y lo salvaron de la ejecución, cosa aceptada por los hombres de azul que le espetaron: - Guacho, a vos te salvaron los vecinos.
De lo que no lo salvaron fue de de los dos tiros de nueve milimetros dados a quemarropa, uno en cada brazo a manera de advertencia de que a la policía no se le tira.
Supe que transitó penales bonaerenses, durante unos 3 años no se supo nada y un dia apareció por casa, recién salido del infierno y con su familia mudada al sur, no pude negarle alojamiento. Un tanto porque era mi amigo y otro tanto porque en el tiempo en el que estuvo preso no le mande ni una misera esquela , hicieron que enfrentara la ira de mi vieja por traer tan "ilustre" visitante, y después de ardua discusión le tiré un colchón en el living y me sentí en paz.
Después de eso volvió a caer, por algo menor, pero tuvo que pagar la que debía de las otras veces y se quedo como 4 años. Hace poco lo vi y termine de entender a los que describen la mirada de quienes vuelven de la guerra, no era la mirada perdida de alguien que esta drogado, era una mirada vacía , impresionaba.


*La foto es de Zoriah Miller, igual que la de la portada del blog, si pueden vean algo de su obra, es grosisimo.

4 comentarios:

La Niña Pon y su Flequillo dijo...

bueno... que decir.... tengo un conocido / amigo aca del barrio qe paso/pasa por algo asi tambien. Y comprendo lo de la mirada... vacia, exactamente eso. No risa, no nada, cero expresion le quedo a este muchacho amigo.

No se qué habrá hecho, pero me da pena cuando lo veo; pienso que nos ve a nosotros que (relativamente) la zafamos y (relativamente) nos va bien y se deprime... pero que se yo, eso lo pienso yo nomás, no lo puedo asegurar tampoco.

Besos Reaccionario!!!

Nos estamos viendo!

L! dijo...

hola... no ...se que decir.. es triste saber, que hay personas que solo los hechos y las decisiones los llevan a lugares donde nadie quiere estar... seguramente, si el hubriera tenido cariño por parte de su familia, jamas habria pasado por todo lo que paso.. seria bueno que el este bien y que algo lo movilize en su interior para conseguir paz y pueda llegar a tener una sonrisa en vez de esa mirada vacia...

BESO NICO!!

TE QUIERO!

Limada dijo...

Loco eso pasa por vivir en el conurbano :P
Beso nene!

reaccionario-inoperante dijo...

No creo que pase por deprimirse al ver a los demas, creo que pasa por las cosas que vio/vivió y creo que eso es lo que te deja la mirada asi.
En cuanto a sus decisiones, el sabia el precio y siempre dijo que nunca iba a trabajar.
Y si, en el conurbano pasan estas cosas, pero mi barrio es de casas bajas y gente ortiba, no es un lugar marginal asi que vayan sabiendo que no hace falta nacer en una villa para ser terrible chorro, si no miremos a la gente que nos ejecuta, legisla y juzga. Ellos provienen todos de hogares de clase media alta.